17 Mar 5 claves que me ayudaron a salir de mi zona de confort sin quedarme en el intento

En el post de hoy quiero compartir las 5 claves para que tú mismo puedas ayudarte a salir de tu zona de confort y cómo saber que realmente lo estás consiguiendo.

De buenas a primeras te digo, que si lo estás intentando no lo estás haciendo al 100%. Quizás lo intentes en un 70%. Pero no es suficiente.

Siento ser tan clara, pero es así.

Que salga de tu boca “lo estoy intentando”, significa no me quiero esforzar más para lograrlo.

Cuando te dices a ti mism@ que lo quieres intentar, significa que empieza a despertarse algo en ti para conseguir algo nuevo, pero que lo harás si no comporta mucho riesgo.

INTENTAR = MI CULO SE QUEDA DONDE ESTÁ

Es la primera premisa de la que tienes que darte cuenta para saber que aún no estás suficientemente preparad@ para pasar a la acción de verdad, aunque sepas que sería algo bueno para ti, y suene bien en tu cabeza la idea de que sería beneficioso.

Has oído bien, en tu cabeza.

Pero no en tu corazón.

Tu entorno, los demás, te dicen que tienes que hacerlo.

Pero en realidad tú no lo ves muy claro.

Hay algo que te tiene atrapado, si no, lo harías. No lo intentarías.

Hay algo que mantiene confuso.

El cansancio te desgasta. Lo has probado muchas veces (pero de la misma forma una y otra vez).

Estás aterrado. Tienes miedo.  Y no sabes cómo hacerlo.

O sencillamente no quieres.  En ese caso tendrás que revisar tus intenciones más profundas, porqué entonces eso cambiará el rumbo de tus acciones.

Escucha bien lo que te digo.

EL 90% DE LO QUE TEMO NO SE MATERIALIZA

Cuando se te presenta un reto muy grande para ti, que no sabes cómo abordarlo, no sabes cómo empezar, no tienes un punto de partida… entonces dices que lo vas a intentar… es una forma de calmar tu mente, y de engañala.

De hecho lo que te está pasando es que no sabes cómo hacerlo.  Y ese no saberes lo que te paraliza. Te estás boicoteando. Te estás protegiendo.

Por vergüenza.

Para que los demás no sepan qué sabes y qué no sabes hacer, y si eres bueno o no en lo que haces.

Te aterra hacer el ridículo.

Por ejemplo, cuando tienes que salir a vender.

Tu sabes que tienes que hacerlo, pero ¿tienes ganas?

¿estás preparado para dar lo mejor de ti?

¿te gusta lo que haces?

Es una forma de protegerte, de que tú o los demás vean y sepan que no sabes o sabes hacer algo.

EL MIEDO PARALIZA Y NO TE DEJA NI AVANZAR, NI CRECER, NI CONOCERTE

Ante el miedo de no poder o creer que no vamos a ser capaces de lograrlo, nos tomamos un tranquilizante mental y nos decimos, sí lo intentaré.

En realidad suena bien decírselo.

Es tranquilizador.

Pruébalo: Lo intentaré, otra vez, lo intentaré, lo intentaré…

Al final hasta te has creído que lo intentarás, en un futuro muy lejano, tan lejano que ya has perdido de vista hasta el calendario…

Y tu culo sigue pegado en la silla.

Es como decir, no me voy a mover… no quiero exponerme, no quiero que me vean, no quiero descubrirme a mi mism@.

Te estás reafirmando diciéndote, prefiero seguir igual de frustrad@ y desmotivad@, prefieres pensar primero en los demás, en lo que dirán o en lo que pensarán, sin darte la oportunidad de aprender algo nuevo para prosperar.

Prefieres privarte de tus sueños y de lo que te hace feliz, estar entusiasmado y motivado siendo tú mismo y viviendo una vida deseada en el que cada día te gustaría estar, pero crees que te lo impiden los demás.

Hay una cita que me encanta.

Me encantan las citas. Son reveladoras.

Es de T. Payne y sostiene poderosamente lo siguiente:

 “el miedo está referido e instalado en el futuro: no podemos temer el pasado. Si el miedo es una cosa del futuro y el futuro está todo en nuestra mente, entonces el miedo debe ser una cosa mental”

Para moverse hay que estar aquí y ahora. En el PRESENTE. Es la clave de las claves.

Pararlo todo. Dejar de pensar. Respirar profundamente y actuar.

No hay otra. Querer vivir en el presente para ser libre.

Olvídate de las excusas, de los porqués, de los peros, de los esques, de lo que te pasó cuando eras pequeño, de lo que te hicieron o lo que dejaron de hacer, de lo que te faltó o de lo que sobró…  deja de buscar más impedimentos… no los hay… se acabaron.

Para salir de tu zona de confort sólo es imprescindible un ingrediente: ESTAR PRESENTE.

Te lo vuelvo a repetir.

Olvídalo.

Perdona.

Ten compasión.

Y da las gracias por tener la oportunidad cada día de empezar una nueva vida.

Si empiezas el día siendo, dejando de lado lo que piensan los otros, ocupándote de ti, siendo responsable de tus actos, y en definitiva, siendo tú mism@, estás viviendo en el presente.

Porqué entonces estás creando acciones que te abren paso.

Dibujando tú camino.

Coloreando tu vida aquí y ahora.

Entonces es cuando sé que estoy saliendo de mi zona de confort.

Me olvido de los miedos, del riesgo y del confort.

Estoy con cara de viernes todo el día.

Porqué sé que estoy arriesgando viviendo nuevas experiencias, estoy ilusionado, estoy motivado…

Sé que mi vida es diferente.

Me estoy ayudando a mi misma, me estoy escuchando, soy feliz…

Y sobre todo, sé que estoy saliendo por qué ya he dejado de ponerme excusas

 

Te dejo aquí las 5 claves:

1. Olvídate de todo. Ponte el mundo por montera, aunque sea por un instante. Hazlo. No lo pruebes.

2. Respira profundamente.

3. Deja el miedo a un lado son fantasías que no son reales (las creas tú) y las creas para protegerte porque tienes miedo de descubrir quién eres verdaderamente. Tienes miedo de verte a ti mismo. De descubrir lo bien que lo haces. Tienes miedo de brillar.

No importa lo que los demás digan, piensen o hagan. Son sus pensamientos y sus creencias. No las tuyas. No les entregues tu poder personal a ellos.

4. Mata al perfeccionista que llevas dentro. Es imprescindible para poder actuar. Es el primer interesado en que te quedes en tu zona de confort y no salgas a conocer mundo.

Si te atreves a conocerte vas a ser el rey. El autoconocimiento es el secreto del éxito. Si te conoces juegas con ventaja.

5. Expande tu zona de confort. Crea una zona más amplia en la que poder experimentar nuevos retos. Podrás conocer personas diferentes, hacer nuevos clientes y tener la oportunidad de aprender, de encontrarte con nuevos obstáculos que te permitirán llegar más lejos y mantener la motivación bien alta para expandir aún más tu nueva zona de confort.

 

Cuéntame má abajo en los comentarios, qué excusas te pones para no salir de tu zona de confort y cuándo te gustaría empezar a olvidarte de ellas.

 

 

 

Opt In Image
Únete al grupo de vendedores inconformistas suscritos al blog que deciden estar motivados.
Recibe mis mejores contenidos directamente a tu buzón de correo, sin que se te escape ninguno, y además...

Llévate de REGALO mi Guía "Los 7 errores que te impiden vender con confianza y cómo solucionarlo"

Comments

comments

Noemi Batlle
Hola, me llamo Noemí Batlle y ayudo a profesionales del Sector Comercial a Desarrollar sus Habilidades personales y profesionales para Alcanzar sus Metas.
No hay Comentarios

Publicar un Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies