12 May 3 estrategias infalibles para renovar tu energía que te ayudarán a ganar tiempo y a rendir al máximo en tu trabajo de forma considerable

En este post quiero hablarte de la diferencia entre administrar tu tiempo y administrar  tu energía. Para que puedas darte cuenta de que son dos conceptos que no tienen nada que ver el uno con el otro, aunque parezca que sí.

¿Qué puedes aprender hoy sobre el tiempo y la energía?

¿El tiempo es limitado? ¿La energía es ilimitada?

Más o menos algo intuyes, pero no te has parado a pensar.

No te paras.

Y por eso llegas muchas veces a casa o al trabajo agotada.

La mayoría de veces te ves haciendo un montón de cosas, sin pensar primero porque o para qué hacerlas.

Glups!

No te estás tratando bien.

Te sugiero que ahora mismo, en estos instantes, pares de pensar en todo lo que tienes que hacer, y que te des cuenta en cómo está tu energía.

Del 1 al 10.

Ponle un número.

Tu energía está a tope, estás a medio gas o ya te encuentras por los suelos arrastrándote, esperando a que llegue el final del día para dejarte caer en el sofá, y ver la tele que aún te la va a disminuir más…

Y creer que así estás descansando, para mañana repetir lo mismo, un día tras otro…

Así vas pasando, sí, empujando la semana, esperando y esperando, a que llegue el fin de semana con la esperanza de recuperar fuerzas…

Pero entonces llega el momento de atender a los amigos y la familia….

Y lo de recuperar fuerzas…. se queda en un segundo plano….

Y los días pasan y ya estamos otra vez en Navidades y fin de Año…

Ups, un año más.

Cómo dicen el tiempo es oro.

El tiempo no es oro, pero vale más que el oro; se recobra el oro que se perdió; pero el tiempo perdido, no.

Pues la verdad que no estamos para perder el tiempo, porque éste sí que no se detiene, NO lo puedes recuperar.

Eso ya lo sabes.

El tiempo no lo puedes parar ni acelerar.

Pero tengo una buena noticia para ti!

Tú sí puedes parar, y decidir a qué velocidad quieres vivir.

Porque la energía  se puede recuperar y sobretodo renovar.

Es un bien renovable.

puedes realizar tareas más rápidas o más lentas.

Puedes elegir y priorizar lo que es importante o es urgente en cada momento

Y también puedes clasificar tus tareas según las tengas que hacer ya mismo, planificar, delegar o descartar…

De eso seguro has leído mucho…

Por eso es importante que a partir de ya, tomes consciencia de cuidar tu energía en tu día a día.

De que te empieces a preguntar para qué haces lo que haces en cada momento, y cuál es el sentido, y hacia dónde te lleva.

De hecho, creo que incluso para organizar tu tiempo necesitas una gran dosis de energía, ubicada en un tiempo y en un espacio.

Y eso ya comporta que le dediques un tiempo de reflexión, con una energía adecuada, para ser consciente e integrar cuál es la dirección a tomar.

Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad. Albert Einstein 

La voluntad de querer conseguir algo, el comprometerte con algo, implica una gran dosis de energía.

Energía para mirar y atreverte a decidir qué dirección tomar.

Atreverte a ver cosas que a veces no te gustan, pero te permiten decidir y valorar lo que quieres.

Eso requiere de energía.

Y valentía.

Para mi es una energía que te aporta.

Porque mirar es descubrir lo que hay para ti, si te atreves a recibirlo y a aceptarlo.

Administrar tu tiempo de forma excelente, no es suficiente si tu cuerpo no te acompaña con la energía adecuada que necesitas para rendir y hacer las cosas a la primera cuando las tienes que hacer, es como si no hubieras hecho nada.

Es por eso que es crucial aprender a darnos el espacio y el tiempo para recuperar y renovar de forma eficaz nuestra energía.

Estas son las 3 Estrategias para RENOVAR tu energía:

 

1. Cuida tu ENERGÍA CORPORAL: el movimiento es la fuente principal de energía para hacer posible la renovación. Cuando te mueves, estás generando energía. Tu cuerpo te lleva de un sitio a otro. En tu cuerpo se encuentran tus emociones. Y tu cuerpo sostiene tu cabeza. Además sólo tienes uno. No hay otro. Por eso:

  • Haz ejercicio físico para oxigenar tus células: está demostrado que el ejercicio fortalece el aprendizaje, mejora la memoria e incrementa la motivación. Apúntate al gimnasio que tengas cerca de casa. O ve a trabajar caminando.
  •  Haz mini-descansos durante tu jornada laboral: no te pases horas y horas sentada. Haz pausas frecuentes. Aunque sean 10 minutos, ve a dar la vuelta a la manzana y date un paseíto, o levántate a beber agua, aprovecha para estirar las piernas, o descansar tus ojos. Verás que tu rendimiento será mucho mejor, cometerás menos errores y serás más eficiente. Incluso a la hora de comer, puedes aprovechar salir al parque o dar una vueltecita.
  •  Duerme lo suficiente:  dormir las horas que necesita tu cuerpo para recuperarse de todo el día, aumentan la energía que requiere el cuerpo para el trabajo diario.
  • Aliméntate de forma adecuada: los alimentos nos aportan energía y son excepcionales para el cerebro. Nos ayudan a nutrir nuestro cuerpo y nuestra mente. También es imprescindible mantenerte bien hidratada.

 

2. Cuida tu ENERGÍA EMOCIONAL: tus emociones son tu energía en movimiento. Emoción significa, e= energía, motion= moción, movimiento.

  • Conecta cotigo misma y escúchate: Una emoción es energía en movimiento, que trae información acerca de qué sentimos con lo que estamos viviendo en ese momento. Tiene que ver con cuidar esa energía que nos conecta con nuestros valores. Que tiene que ver con lo que somos. Las emociones son las que nos llevan a realizar acciones. Acciones que nos acerquen a nuestros objetivos. Con las ganas de hacer cosas que nos motivan. Con aquello por lo que nos hace levantarnos por las mañanas y comernos el día.  En función a lo que valoramos, apreciamos y nos merecemos. Tiene que ver con estar alegre, feliz, flexible y ágil, con confianza y libertad… En definitiva en conectar con todo aquello que te APORTA. Y en SOLTAR, todo aquello que ya no te nutre, que no te hace feliz porque disminuye tu energía…

¿Qué energía necesitas para rendir en tu trabajo? Entusiasmo, pasión, creatividad, tranquilidad, vitalidad…

 

3. Cuida tu  ENERGÍA MENTAL: nuestra mente muchas veces funciona en piloto automático, ya tiene integradas una serie de tareas, de rituales, de hábitos…

La meditación, yoga, pilates, mindfullnes, todo aquello que te sirva para aprender a vaciar tu mente de todo aquello que te atropella y que interfiere en tu camino, será bienvenido para educar tu mente. La tienes que disciplinar para que le diga a tu cuerpo lo que tiene que hacer, y te siga hacia dónde tú le digas que tiene que ir.

  • Medita:  La meditación es sin duda una de las vías más recomendables para reducir el estrés y cargarnos de energía. Son múltiples los estudios que demuestran que tiene un impacto muy positivo en nuestra salud además de mejorar nuestro rendimiento. La meditación incrementa el riego sanguíneo en el cerebro, mejora nuestra capacidad de concentración, de memorización y planificación así como de creatividad.

 

Haz algo para empezar a transformar tu energía y cuéntame ¿Qué haces tu para renovar tu energía?.

Te leo más abajo con energía renovada!

1 Abrazo energético!

Opt In Image
Únete al grupo de vendedores inconformistas suscritos al blog que deciden estar motivados.
Recibe mis mejores contenidos directamente a tu buzón de correo, sin que se te escape ninguno, y además...

Llévate de REGALO mi Guía "Los 7 errores que te impiden vender con confianza y cómo solucionarlo"

Comments

comments

Noemi Batlle
Hola, me llamo Noemí Batlle y ayudo a profesionales del Sector Comercial a Desarrollar sus Habilidades personales y profesionales para Alcanzar sus Metas.
No hay Comentarios

Publicar un Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies