08 Dic 9 consejos para llevar tu semana con una mentalidad ganadora

En el post de hoy quiero ofrecerte una lista de buenos hábitos.

Un listado de consejos que te van a servir para que puedas darte cuenta de lo importante que es saber mantener no sólo una mentalidad positiva y ganadora. También a aprender a cuidar y gestionar nuestra energía diariamente nos permitirá rendir más en nuestro trabajo.

Son estrategias que te ayudarán a empezar el día con buen pie, a tener pensamientos positivos y a mantener la motivación bien alta.

Elige el que más te guste. Añade uno cada día. Si hay algunos que ya los haces continúa con ellos. De lo que se trata es de enriquecer nuestras prácticas diarias para afrontar el día con mayor satisfacción y solidez.

Ahí van mis consejos…

1. Organízate la semana. A poder ser el viernes déjatelo todo preparado.  Entre semana, prepárate las tareas que tienes que hacer al día siguiente (por ejemplo, el lunes antes de irte del despacho, ya tienes que saber con qué tarea vas a empezar el martes; y así toda la semana). Llena tu agenda. No dejes ningún huequito. De esta forma resulta muy fácil mantener el foco en la tarea, ya que si hay algún imprevisto, como ya sabes lo que tienes que hacer, es mucho más fácil recuperar la concentración y avanzar con lo que te hayas marcado hacer ese día.

2. Levántate más temprano. No te levantes con el tiempo justo. Ponte el despertador 30 minutos antes si crees que es el tiempo que necesitas, o 1 hora o 15 minutos antes. Si vas con prisas, no trabajarás bien. Querrás que tu día pase rápido para llegar a casa porqué estás agotado de ir corriendo todo el día, sin tiempo para hacer nada bien. Lo harás todo rápido y mal. Eso va a condicionar el resto de tu día. Empiezas mal, terminas mal. No es importante la velocidad, sino la dirección que tomes.

3. Prepara tu cuerpo y tu mente (tu espíritu también te acompañará)  para aprovechar al máximo el día que tienes por delante. Permítete un buen desayuno, o una ducha revitalizante, tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán. Necesitan estar bien nutridos y elásticos para enfrentarte al día laboral. También puedes hacer deporte, organizarte el día… Las primeras horas del día son las más fructíferas, es cuando estás más fresco y tienes más claridad mental.

4. Levántate pensando que vas a tener un día de fábula. Sé que en este punto vas a aprovechar para poner excusas, diciéndote a ti mismo que es fácil de decir pero difícil de hacer. Te lo he puesto a huevo. Ya sé que lo has entendido. Pero esta vez no basta con entenderlo. Hay que hacerlo… Si te levantas pensando que hoy lo vas a conseguir, qué es lo que va a pasar? Que lo vas a conseguir… Si te levantas que no lo vas a conseguir, qué es lo que va a pasar? Que no lo vas a conseguir. Es fácil la respuesta, no? En lo que te centras, atraes y expandes… Ley de la atracción pura y dura.

5. Lo primero que tienes que hacer cuando llegues a tu despacho, oficina, lugar de trabajo: haz lo que menos te gusta en primer lugar. Así ya estará hecho, y el resto del día tendrás tu cabeza y tu energía disponibles para ti, a tu servicio para dedicarte a la tarea que hayas organizado previamente hacer ese día al 100%, y no a medias tintas. Ganarás horas de tu rendimiento y podrás dedicarle ese rato que ganas a otras tareas o a irte antes a casa y estar con tu familia o amigos, o hacer eso que tanto te gusta y que siempre lo dejas para cuando tengas tiempo…

6. Un día a la semana dedícate a hacer acciones positivas y diferentes a las habituales te llevarán a ser más productivo, como por ejemplo hacer un e-mailing, salir a la calle y ofrecer el producto, llamar por teléfono a tu cartera de clientes e informarles de las ventajas de los nuevos productos… Déjate llevar por tu intuición y hazte caso.

7. Divide tu objetivo en micro-objetivos. Lo que verdaderamente persigues es mucho más sencillo de lograr si lo divides en pequeños pasos. La satisfacción de conseguir algo, por muy insignificante que parezca, te aporta una energía que te impulsa a querer más satisfacción, por lo que actuará como motor para que te mantengas con las ganas de querer lograr más. Cómo una inercia, en la que ya estás encaminado, sin que tengas que hacer un sobre-esfuerzo.

8. Si te vas a dormir contento y con las tareas cumplidas, te levantarás contento. Ponte tareas asequibles y que puedas terminar cada día. Y si ves que alguna es demasiado larga, divídela en más días, pero ponle una fecha para terminar.

9. Termina lo que empiezas o déjalo para siempre. Si siempre empiezas pero nunca acabas te vas a frustrar por qué no te vas a sentir que caminas hacia ninguna dirección. Si son tareas que tienes que realizar cada día, ponte un horario. Y si tienes que atender a diferentes aspectos o temáticas diferentes, hazlo por días. Por ejemplo los martes llamo a clientes indecisos. Los jueves reviso facturas. Una vez lo hayas probado vas a repetir porque vas a ganar tiempo, vas a ser más eficiente. Vas a hacer más en menos tiempo.

Cuéntame cuál ha sido el consejo que te ha sido de mayor utilidad, y porqué especialmente crees te va a servir en tu día a día.

Te leo en los comentarios!

Opt In Image
Únete al grupo de vendedores inconformistas suscritos al blog que deciden estar motivados.
Recibe mis mejores contenidos directamente a tu buzón de correo, sin que se te escape ninguno, y además...

Llévate de REGALO mi Guía "Los 7 errores que te impiden vender con confianza y cómo solucionarlo"

Comments

comments

Noemi Batlle
Hola, me llamo Noemí Batlle y ayudo a profesionales del Sector Comercial a Desarrollar sus Habilidades personales y profesionales para Alcanzar sus Metas.
No hay Comentarios

Publicar un Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies