02 Feb Cómo aprendí a mejorar mi discurso de ventas en 3 pasos y gané confianza infinita

En relación al post anterior, han sido unas cuantas  las peticiones que me habéis enviado pidiéndome que os cuente cómo creé mi propio discurso de ventas.

En este post quiero contarte cómo creé mi propio método, y que a mí me funcionó.

Puede que a ti no te funcione.

O puede que sólo te quedes con algún detalle. Y que ese detalle te inspire a ir incorporando en ti algo nuevo y te haga sentir una mayor seguridad contigo mismo. Elige lo que sientas que resuene contigo.

Recuerda que si tu cliente ve que eres una persona que confías en ti, le resultará más fácil escucharte, darte una oportunidad de empezar a crear una relación laboral de confianza a largo plazo.

Pero sobretodo quiero que tengas en cuenta algo: permítete ser creativo y gestar tu propia metodología con la que te encuentres cómodo.

Que te permita ser tú mism@. Si para ello necesitas inventar, inventa.

Crea. Prueba. Atrévete.

Date la oportunidad de destacar, y de ser diferente.

Descúbrete, desnúdate. Deja que los demás vean quién eres y muéstrale al mundo tu forma de ser.

Eres único. Nadie más es igual que tú.

Ni entre las más de 7350 millones de personas que existen en el mundo hay otra persona igual que tú.

Lo que quiero proponerte esta vez es un método paso a paso al más estilo DIY, para que puedas darte cuenta de la importancia que tiene ser tú mismo y encontrarte.

Estos pasos también pueden servirte igualmente si llevas ya un tiempo en la profesión y notas que te estás estancando o necesitas energía fresca para renovarte y ofrecer a tus clientes algo más.

Empezamos con el primer paso.

 

1. Después de cada visita haz un pequeño ejercicio de reflexión y Revisa qué es lo que te ha gustado más de ti (ya sea que hayas dicho o hecho) y lo que te hubiera gustado aportar (hacer, decir, o pensar) en el momento en el que te encontrabas delante de tu cliente.

Escríbelo si es necesario.

Se trata de hacer un microanálisis personal de tu aprendizaje.

sincero contigo mismo.

Y si ves que te cuesta, cuéntale a un compañero, a un amigo o familiar ( si quieres también me lo puedes contar a mí, estaré encantada de leerte, noemi@focalizacoaching.com), escríbelo en un papel, o grábate. A modo de seguimiento.

Al cabo de unas 3 visitas ya podrás notar algún cambio.

Te vas a sorprender a ti mismo cómo vas evolucionando.

La práctica es la madre del desarrollo. Es la única forma de medir, observar y mejorar.

Fíate de tu intuición. Es el mejor barómetro que poseemos para aprender a confiar en nosotros.

Tú eres el que vas a tener que estar delante de otra persona como tú, que lo único que quiere es encontrarse con una persona de confianza.

2. Es el momento convertir lo que quieres mejorar en tu Objetivo.

De la reflexión que hiciste en el paso anterior es lo que se va a convertir en tu principal logro en la visita con tu próximo cliente.

Partiendo de la base que ahora sabes lo que te hubiera gustado dar o poner de ti en esa conversación, ya tienes algo con lo que mejorar y aportar de nuevo en la próxima visita.

Por ejemplo, puede ser que esta vez quieras empezar con una pregunta en lugar de hacer una presentación, hablar más despacio e incluir la respiración entre una idea y otra, o bien dejar que el cliente exprese sus necesidades y escucharle atentamente…

Si quieres mejorar más de una, pues hazte una lista.  Lo mejor es que elijas en función de tus prioridades.

Incorpóralas paulatinamente.

No te agobies.

Es cuestión de tiempo.

Sin prisa pero sin pausa.

3. El siguiente paso es el de pasar a la acción y Practicar. En las próximas visitas sigue observándote. Fíjate en lo que vas consolidando y qué es lo que te gustaría mejorar. Persiste.

Tienes que convertirte en tu mejor coach. Cómo si te estuvieras entrenando para ser el mejor tenista del año.

Además, lo mejor de todo es que puedes practicar con personas de tu entorno para ir adquiriendo confianza y llegar al día de la visita con total confianza.

Escucha, lee y practica todos los consejos que consideres oportunos.

Pregunta qué hacen las personas que llevan más años que tú en la profesión.

Absorbe, estudia y aprende lo que hacen las personas de éxito.

Pero sobretodo: incorpora en ti lo que TÚ quieras. Invierte tiempo en ti en averiguar qué es lo que a ti te gusta, cómo eres y quién eres. Forma tu propio criterio. Haz lo que te permita ser tú mismo. Lo que descubras conociéndote a ti mismo es la clave para mejorar y encontrar tu método, el cual te aportará seguridad personal y empuje para estar motivado.

Ten en cuenta que sentirte bien contigo mismo es lo mejor que te puede pasar para transmitir confianza en los demás.

 

En este post te he explicado de qué forma ideé mí estrategia para ir mejorando mi discurso de ventas, y que mejor me ha funcionado.

De la misma forma que yo he encontrado mi método, me gustaría conocer qué es lo que a ti mejor te funciona o bien qué es lo que quisieras mejorar.

Deja aquí tu comentario, para que todos podamos enriquecernos!

Hasta la semana que viene.

 

Opt In Image
Únete al grupo de vendedores inconformistas suscritos al blog que deciden estar motivados.
Recibe mis mejores contenidos directamente a tu buzón de correo, sin que se te escape ninguno, y además...

Llévate de REGALO mi Guía "Los 7 errores que te impiden vender con confianza y cómo solucionarlo"

Comments

comments

Noemi Batlle
Hola, me llamo Noemí Batlle y ayudo a profesionales del Sector Comercial a Desarrollar sus Habilidades personales y profesionales para Alcanzar sus Metas.
No hay Comentarios

Publicar un Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies